Saltar al contenido

Rodio

El Rodio es un metal de transición del grupo Platino, éste se ubica en la tabla periódica en el grupo 9, concretamente, entre el Rutenio y el Paladio. Su número atómico es el 45, posee una masa atómica 102,9 y simbólicamente es representado como Rh.

El rodio es un metal con propiedades vinculadas al platino, sin embargo, se trata de un elemento raro y muy poco abundante en la corteza terrestre. Actualmente, es el metal más caro del mundo debido a su escasez y complicada producción.

Este elemento fue descubierto en 1803 por el químico William Wollaston, quien luego de reconocer científicamente el Paladio en ese mismo año, identificó el Rodio como un nuevo metal utilizando un compuesto mineral de platino.

Características y propiedades

El Rodio es un metal que suele encontrarse en estado sólido en la naturaleza bajo temperaturas y presiones normales.

Debido a su coloración y propiedades, el rodio puede confundirse otros metales del grupo platino.

El rodio en estado puro presenta una coloración blanca-plateada.

Entre los metales del grupo platino, el rodio es el más costoso de todos.

Debido a sus propiedades similares a la de otros elementos, es catalogado como un metal de transición, encontrándose en el bloque “d” de la tabla periódica.

El rodio no se puede encontrar en la naturaleza en estado puro, por lo que se extrae como subproducto de las minas de platino, níquel y cobre.

Este metal es uno de los menos abundantes en el planeta tierra. De hecho, la producción de Rodio solo se lleva a cabo en Sudáfrica (principal productor, con casi el 80% del total en todo el mundo), Rusia (con una producción que oscila el 15% del total global), Estados Unidos (cerca del 2% de la producción) y un 2% distribuido en otros países.

Propiedades físicas del rodio

  • Su punto de ebullición se sitúa a los 3695 °C, y su punto de fusión a los 1964 °C.
  • Organolépticamente, el rodio es un metal de color blanco-plateado, blando, dúctil inodoro y textura metálica.
  • Físicamente, es un buen conductor térmico y eléctrico.
  • Su densidad es de 12450 kg/m3.
  • Tiene un índice de dureza de 6,0 en la escala de Mohs.

Propiedades químicas del rodio

  • El rodio es un metal que no se oxida al estar en contacto con el aire.
  • Se trata de un metal que no se disuelve al estar en contacto con agua regia o ácidos.
  • Es común que el rodio llegue a oxidarse bajo estados de oxidación +2 +3, 0 y -1.
  • Atómicamente, posee 45 protones, 45 electrones y 58 neutrones.

Propiedades mecánicas del rodio

  • El rodio es el tercer metal más dúctil del grupo platino.

Usos

Principalmente, el Rodio es utilizado en aleaciones con Platino y Paladio. En éstas, el Rodio es un importante agente endurecedor.

El rodio suele utilizarse para aprovechar sus propiedades como catalizador en procesos de hidrogenación, ya que genera catálisis en los hidrocarburos.

Debido a su resistencia al óxido y la intemperie, el Rodio se usa como galvanizado en algunos productos que deben ser resistentes a las condiciones climáticas y el desgaste.

En la industria de la joyería, el rodio se utiliza para recubrir piezas de oro blanco.

Gracias a que es un metal sumamente reflectante, duro que no necesita lustrarse, el rodio se emplea como recubrimiento en algunos tipos de espejos, cámaras, reflectores e incluso en sistemas de rayos X.

El rodio se usa en la fabricación de distintos equipos electrónicos como conductor y material duradero. También se emplea en la fabricación de piezas como bujes y bugías para producir fibra de vidrio y motores de aviones.

Debido a su elevado punto de fusión y su resistencia a las altas temperaturas, el rodio se utiliza para la fabricación de piezas de hornos, turbinas y otros elementos que se someten a altas temperaturas de manera regular.

Dónde se encuentra

El rodio puede encontrarse en un 82% en Sudáfrica, 14% en Rusia, 2% en Estados Unidos y un último 2% en otros países del mundo.

Este se conoce como el metal más caro del mundo, de hecho, en el año 2018 su precio en Rusia alcanzó los $2,300 dólares por onza.

Obtención

Antes que nada, es preciso que sepas que el rodio se obtiene únicamente de otras acciones mineras. Por ejemplo, en Rusia se encuentra como un subproducto del níquel.

En Sudáfrica se consigue como parte del subproducto del platino, de hecho, en este lugar se concentra exactamente el 80% de la producción del Rodio.

Quién lo descubrió

La historia del rodio es realmente interesante. William H. Wollaston, químico inglés, fue el personaje que descubrió al rodio. Esto sucedió aproximadamente en el año 1803, cuando se dispuso a examinar un mineral de platino que provenía de Perú.

Wollaston sabía, gracias a Hippolyte-Victor Collet-Descotils, químico francés, que en los minerales que se encontraba estudiando existían sales rojizas, color que, seguramente, nacían de un elemento metálico desconocido.

Así, el químico inglés decidió sumergir el mineral de platino en agua regia, logrando neutralizar la acidez de la mezcla que resultaba con NaOH.

De ese modo, Wollaston fue separando, mediante reacciones de precipitación, los compuestos que eran metálicos.

Para ser específicos, separó el platino en (NH4)2[PtCl6], luego de añadir NH4Cl, y otros tipos de metales fueron reducidos con zinc metálico.

Wollaston intentó disolver los metales más esponjosos con HNO3, obteniendo dos metales y dos nuevos elementos químicos que pasarían a la historia, entre ellos: el rodio.

Por si fuera poco, el químico adicionó agua regia y se dio cuenta de que un metal apenas se estaba disolviendo. Al mismo tiempo, creaba un rojo precipitado con el NaCI: Na3[RhCl6]·nH2O, de allí se estableció el nombre, conocido por el griego “Rhodon”.

Cabe destacar que la sal fue reducida con zinc metálico para de nuevo obtener rodio esponjoso.

Desde ese momento, todas las técnicas de obtención fueron mejorando, así como su demanda y las aplicaciones de la tecnología, obteniendo como resultado las piezas brillantes que hoy se conocen como “rodio”.