Saltar al contenido

Plomo

El Plomo es un elemento metálico que se ubica en el grupo 14 de la tabla periódica, en un posición intermedia entre el Talio y es Bismuto. Su número atómico es 82, posee una masa atómica igual a 207,20, y se representa simbólicamente como Pb.

El plomo es el elemento número 36 en cuanto a abundancia en toda la corteza terrestre. Debido a que se trata de un metal pesado, tiene propiedades tóxicas para el ser humano, por lo que muchos de sus usos han quedado obsoletos. A pesar de eso, muchos compuestos de plomo son ampliamente usados en la industria moderna.

Este metal es considerado de origen antiguo, dado que diversas civilizaciones de la edad media lo usaron de múltiples maneras. En este sentido, existen evidencias de piezas y objetos fabricados o tallados en plomo con una antigüedad de hasta 2500 años.

Propiedades y características

El plomo es un metal pesado.

Los distintos compuestos del plomo son tóxicos y causantes de envenenamiento para las personas con larga exposición al material.

A pesar de su abundancia, el plomo no se consigue en estado puro en la naturaleza.

En estado puro, el aluminio presenta una coloración grisácea-azulada.

En condiciones normales, el plomo se encuentra en estado sólido.

Suele utilizarse en aleaciones con otros elementos como cadmio, sodio, bismuto, estaño, antimonio, cobre y arsénico.

El plomo es uno de los metales con punto de fusión más bajo.

Es un metal con propiedades elásticas extraordinarias.

El plomo tiene la propiedad de ser anfótero, ya que al reaccionar con los ácidos suele formar distintos tipos de sales de plomo.

Actualmente, los principales países explotadores de plomo son España, Estados Unidos, Australia, México, Canadá, Perú, Montenegro, Rusia y Serbia.

Propiedades físicas

  • Bajo presiones y temperaturas normales, el plomo es sólido.
  • Su punto de ebullición es de 1749 °C, mientras que su punto de fusión se sitúa en los 327 °C.
  • El aluminio tiene una densidad de 11340 kg/m3
  • Organolépticamente, es de presenta un color grisáceo-azulado, blando, dúctil, de textura semiferrosa e inodoro.
  • Es un metal con excelentes propiedades de conducción térmica y eléctrica.
  • En la escala de Mohs, presenta una dureza igual a 1,5.

Propiedades químicas

  • La intoxicación por exposición prolongada a este elemento se conoce como plumbosis.
  • Atómicamente, el plomo se compone de 82 protones, 82 electrones y 126 neutrones.
  • El plomo presenta buena resistencia al contacto con el ácido clorhídrico y ácido sulfúrico.
  • Al estar en contacto con ácido nítrico y bases nitrogenadas, el plomo tiene tendencia a disolverse.
  • Actualmente se conocen 27 tipos de isótopos de plomo, no obstante, en estado natural existen 4 isótopos que se comportan de manera estable.
  • Las formas de plomo más comunes usadas en la industria son el tetraelito de plomo, los silicatos de plomo y los óxidos de plomo.
  • Los estados de oxidación más comunes del plomo son +2 y +4, siendo el +2 el más usual de ambos.

Propiedades mecánicas

  • En estado puro, es un metal muy dúctil si se trabaja a temperaturas adecuadas.

Usos

Existen múltiples usos del plomo en la actualidad, destacando su aplicación en la fabricación de cubiertas protectoras para cableado de todo tipo, desde internet y electricidad, hasta líneas telefónicas o de televisión.

En el campo de la ciencia nuclear, el plomo es utilizado como aislante protector de rayos X, radiación gamma y radiones. En este sentido, se aprovecha su elevada densidad producto de su alto número atómico.

Además, en la fabricación de transportadores de isótopos radioactivos, el plomo es el material más usado para mantenerlos aislados del exterior.

Actualmente, muchas fábricas usan el plomo para la producción de pigmentos artificiales. En este sentido, los compuestos más usados son el tetróxido de plomo (minio), el sulfato básico de plomo, el silicatoeno de plomo y el albayalde.

En forma de silicato de plomo, este metal es usado para la fabricación de esmaltes para cerámicas y vidrios.

En el campo de la construcción y planificación urbana, la azida de plomo se utiliza como detonador de explosivos plásticos.

Para la fabricación de imanes de cerámica de ferrita, el óxido de plomo se usa como material de aleación.

En el control de plagas, algunas empresas utilizan arseniato de plomo como insecticida para eliminar cucarachas, mosquitos y otros tipos de insectos.

Dónde se encuentra

El plomo es un elemento rico en la corteza terrestre, esto a pesar de que no se presenta en su estado elemental sino como sulfuro de plomo.

En el 2018, China lideró la extracción de plomo con 2, 100 toneladas, segundo de Australia con 450 toneladas, Perú 300, Estados Unidos 260 y, finalmente, México con 240 toneladas.

El plomo es conocido por ser un elemento metálico de proporciones flexibles, inelásticas y de fácil fundimiento con los procesos necesarios a altas temperaturas.

Obtención

La obtención del plomo se fundamenta en la extracción a través de labores de minería en yacimientos con muchos tipos de minerales.

Las minas que podrían tener plomo son aquellas con galena, anglesita o cerusita, pero la más común es la extraída de la galena por ser rica en sulfuro de plomo.

El proceso de refinado consiste en extraer las partículas de plomo de la roca cuando se calcina la mena y se reducen los niveles de óxido en la zona del sulfuro de plomo.

Durante este procedimiento, se evidencia cómo empiezan a caer varios agentes contaminantes como el bismuto, cadmio, plata, cobre, arsénico, oro o zinc.

Cuando se obtiene una masa fundida, se debe trasladar a un reverbero con azufre, vapor y aire para la oxidación de los metales, todos los elementos son eliminados aquí.

Estos procesos son dirigidos para la fabricación de baterías recargables.

Quién lo descubrió

El plomo fue uno de los metales más famosos durante la antigüedad para actividades de trituración o creación de armas para las guerras.

De hecho, en la historia aseguran que el plomo fue el primer mineral en llevarse a Grecia para la construcción de lanzas.

Fue utilizado como tablilla para escribir libros o las últimas palabras para los sepelios. Una de estas evidencias se encuentra en Nueva York, con la inscripción del tiempo Domiciano.

Como el plomo era un producto de la plata, su valor era muy económico, por lo que cualquiera podía comprarlo para muchos fines.

Muchos artesanos utilizaron el plomo como un metal para realizar espadas, lanzas y flechas, por ser un material más preciso a la hora de un ataque, pues no pesaba mucho.

Incluso, mientras que una lanza de plata llegaba a 50 metros, las elaboradas con plomo podían alcanzar hasta 100 y 150 metros.

Esto llevó a que el imperio romano estuviera más interesado en el plomo, lo cual fue utilizado para las cañerías y bañeras recubiertas con este metal.