Saltar al contenido

Osmio

El Osmio es un metal de transición del grupo Platino, se ubica dentro de la tabla periódica en el grupo 8, entre el Renio y el Iridio. Su número atómico es el 72, posee una masa atómica 190,23 y se representa simbólicamente como Os.

Se trata de un metal con propiedades similares al platino, y destaca por ser el metal con mayor densidad y peso de todos, por lo que tiene múltiples usos dentro de la industria moderna como catalizador, material de aleación y en estado puro.

La historia atribuye el descubrimiento del Osmio al científico Smithson Tennant, quien en 1803 logró obtener este nuevo elemento después de tratar platino en agua regia. El osmio es un metal muy escaso en el planeta.

Características y propiedades

El Osmio es un metal que suele encontrarse en estado sólido en la naturaleza bajo temperaturas y presiones normales.

Debido a su coloración y propiedades, el osmio puede confundirse con el rodio, el paladio u otros metales del grupo platino.

El Osmio en estado puro presenta una coloración blanca-grisácea.

Entre los metales del grupo platino, el osmio es el más denso y pesado de todos.

Debido a sus propiedades similares a la de otros elementos, es catalogado como un metal de transición, encontrándose en el bloque “d” de la tabla periódica.

El osmio suele encontrarse en pequeñas cantidades en menas de otros metales, por esto, usualmente se obtiene a partir de yacimientos de platino, níquel y cobre.

En estado nativo, suele encontrarse en otros minerales ricos en hierro, cromo, níquel y cobre.

Dada su baja abundancia en la litósfera terrestre, el osmio se sitúa en el lugar 74 de los elementos más abundantes en el planeta tierra.

Son pocos los países que producen Osmio en el mundo. De hecho, son los países productores de platino y metales del mismo grupo los que actualmente se encuentran produciendo osmio. Sudáfrica, Rusia, Estados Unidos y Canadá son los más importantes.

Propiedades físicas

  • Su punto de ebullición se sitúa a los 5285 °C, y su punto de fusión a los 3033 °C.
  • Organolépticamente, el Osmio es un metal de color blanco-grisáceo, brillante, duro, frágil, inodoro y textura metálica.
  • Físicamente, es un buen conductor térmico y eléctrico.
  • Su densidad es de 22610 kg/m3, siendo el metal más denso de la tierra.
  • Tiene un índice de dureza de 7 en la escala de Mohs.

Propiedades químicas

  • El Osmio en polvo se oxida rápidamente en presencia de aire. Bajo esta condición forma tetraóxido de osmio (OsO4).
  • El tetraóxido de osmio es el compuesto de este elemento más importante para la industria. Sin embargo, es un agente tóxico y muy dañino para la salud humana.
  • El Osmio es un metal que puede estar en estado de oxidación desde 0 a incluso +8.
  • Es un metal altamente resistente a la corrosión y la exposición a diversos tipos de ácidos.
  • Atómicamente, posee 72 protones, 72 electrones y 118 neutrones.

Usos

Tal y como ocurre con otros metales del grupo platino, el osmio se usa como catalizador en la fabricación de tubos, filamentos y bombillas incandescentes.

En la industria metalúrgica, la aleación de osmio e iridio es muy común, ya que permite la fabricación de elementos metálicos de alta dureza y resistencia mecánica.

En forma de tetróxido de osmio, este elemento es usado por el campo del bioanálisis como tinta. Principalmente, para formar contraste en membranas celulares.

La medicina forense utiliza el mismo tetróxido de osmio en la investigación y búsqueda de huellas dactilares.

En el campo de la electrónica, algunas industrias utilizan aleaciones de osmio para crear contactos eléctricos que estarán sometidos a condiciones que otros metales no soportarían.

Existen otros usos para el osmio en la fabricación de puntas para plumas estilográficas, compases, bisturís y otros elementos de uso cotidiano.

Algunos isótopos de osmio se emplean en el campo de la ciencia para obtener la edad de los meteoritos de hierro.

En los últimos años, ha crecido la popularidad del osmio en la industria joyera, por eso, el osmio se usa en aleaciones con otros metales preciosos para crear piezas de mayor resistencia.

Dónde se encuentra

El osmio es uno de los elementos más escasos en la naturaleza, esto se debe a que se encuentra en una concentración de 0.0015 pmm (partes por millón) en la corteza terrestre

Se encuentra ubicados en los siguientes yacimientos principales: Borneo, Japón, América del Norte y del Sur, Tasmania y los Montes Urales.

Según un estudio realizado en el instituto alemán Osmium, las reservas mundiales de osmio se encuentran en la debacle. De hecho, se estima que solo asciendan 9m2, únicamente.

Es por ello que el precio de este metal sobrepasa los 1.200 dólares la onza, considerándose superior al valor del oro, y menor al valor del rodio.

Obtención

Este elemento químico se obtiene por otras acciones mineras, esto que significa que es un subproducto del níquel.

Aparte, el osmio suele extraerse de como un subproducto del platino, esto a pesar de que se necesitan 10.000 toneladas de mineral de platino procesado para obtener tan solo 30 gr de osmio.

Por tratarse de un producto secundario, otra de las maneras de obtención, es entre las arenas que contienen platino.

El proceso viene dado por tratamientos de separación, seguidamente por reducción con alcoholes y precipita en forma de OsO4.

De manera consecuente y una vez extraído el compuesto, es finalmente purificado a través del proceso de destilación.

Quién lo descubrió

El uso del osmio en la historia, está estrechamente relacionado con el del platino, debido a que este era un compuesto aleado a dicho elemento.

No se da a conocer científicamente hablando sino hasta el año de 1803, gracias a su descubrimiento por un químico llamado Smithson Tennant. Este personaje histórico de la ciencia fue un químico británico que, como mayor aportación a su campo, realizó el descubrimiento del osmio y, a su vez, el del iridio.

Este descubrimiento es el resultado de la disolución del platino nativo en agua regia, creando sales solubles y, al mismo tiempo, un residuo de coloración oscura que no podía disolverse.

​Joseph Louis Proust, farmacéutico y químico francés, pensó que este residuo, debido a la particularidad de tener una coloración oscura, podía tratarse de grafito.

Sin embargo, Tennant, teniendo más cantidad de este residuo oscuro, continuó haciendo pruebas mediante las cuales logró identificar un primer metal (iridio), y consecutivamente, la existencia de un segundo elemento (osmio).

Por lo tanto, el origen del nombre viene de la palabra griega “osme” que significa “olor”, debido a que, característicamente, presenta un olor desagradable.