Iridio

El Iridio es un metal de transición del grupo Platino, éste se ubica en la tabla periódica en el grupo 8, concretamente, entre el Osmio y el Platino. Su número atómico es el 77, posee una masa atómica 192,21 y simbólicamente es representado como Ir.

El Iridio es uno de los elementos más raros y de menos abundancia en toda la corteza terrestre. Además, destaca por ser el elemento más denso de la tabla periódica (siendo superado solamente por el osmio).

Este elemento fue descubierto en 1803 por el químico Smithson Tennant, su obtención resultó como un subproducto del platino natural, elemento con el cual comparte un variado número de características en común.

Características y propiedades

El iridio es un metal que suele encontrarse en estado sólido en la naturaleza bajo temperaturas y presiones normales. Sin embargo, nunca se encuentra en estado puro.

Debido a su coloración y propiedades, el iridio puede confundirse otros metales del grupo platino.

El iridio en estado puro presenta una coloración blanca-plateada con tonos amarillentos.

El iridio es el metal con mayor resistencia a la corrosión.

Una onza de Iridio puro

Luego del osmio, el iridio es el metal más denso de todos.

Debido a sus propiedades similares a la de otros elementos, es catalogado como un metal de transición, encontrándose en el bloque “d” de la tabla periódica.

Se trata de un metal muy poco abundante en el planeta. Es considerado un metal extraterrestre, ya que un elemento común en la composición de los meteoritos, pero sumamente escaso en la litósfera terrestre.

Este elemento se obtiene como un subproducto de la producción de elementos como el níquel y el cobre.

Pocos países cuentan con reservas de iridio, siendo, Sudáfrica y Rusia son dos de los países que con mayor producción. Otras naciones con producción minera de Platino y níquel también producen pequeñas cantidades de iridio.

Propiedades físicas del iridio

  • Su punto de ebullición se sitúa a los 4428 °C, y su punto de fusión a los 2466 °C.
  • Organolépticamente, el rodio es un metal de color blanco-plateado con tonalidades amarillas, duro, poco dúctil, inodoro y textura metálica.
  • Físicamente, es un buen conductor térmico y eléctrico.
  • Su densidad es de 22560 kg/m3.
  • Tiene un índice de dureza de 2,7 en la escala de Mohs.

Propiedades químicas del iridio

  • El iridio es uno de los metales con mejor resistencia a la corrosión, siendo resistente a los ácidos y el agua regia.
  • El iridio en estado de oxidación se encuentra en los estados situados entre -3 y +6. No obstante, los estados más comunes son el +3 y +4.
  • Atómicamente, posee 77 protones, 77 electrones y 115 neutrones.

Propiedades mecánicas del iridio

  • Su elevado punto de fusión lo convierte en el metal con mejores propiedades mecánicas al estar sometido a temperaturas superiores a los 1600 °C.
  • Posee el segundo módulo de elasticidad más elevado de todos los metales.

Usos

En la fabricación de aeronaves, se emplean aleaciones de iridio para fabricar piezas de larga duración y elevada resistencia a las temperaturas.

Bujias

El iridio también es utilizado para fabricar contactos eléctricos para bujías.

En el campo de la medicina, el iridio se utiliza para realizar procedimientos de braquiterapia, un tratamiento para el cáncer.

En el área de la ciencia, el iridio ha sido utilizado como material para la fabricación de los prototipos de la unidad de medida “metro” y la unidad de peso “kilogramo”.

Los estudiadores de la mecánica cuántica utilizan el iridio para generar antimateria en forma de antiprotones.

El iridio es usado como catalizador para la producción de ácido nítrico.

Algunas piezas de joyería utilizan iridio como material de fabricación.

Pluma con punta de Iridio

Gracias a su elevada dureza, es empleado en aleaciones junto al platino para aportar dureza y resistencia a la corrosión.

Durante la fabricación de crisoles, hornos industriales y otras piezas que deben trabajar de manera óptima al estar expuestos a altas temperaturas.

Dónde se encuentra

En el mundo, el iridio es considerado como el elemento menos abundante en la corteza terrestre. Incluso, solo se encuentra un total de 0.001 ppm a nivel mundial.

La reserva primaria de iridio más grande conocida en Bushveld – Sudáfrica

El único elemento que puede compararse en abundancia con el Iridio es el Telurio, y otros casi tan poco abundantes como el Renio, Rutenio y Rodio

Incluso, es considerado un elemento extraterrestre, ya que suele ser más abundante en los meteoritos.

Por ejemplo, el meteorito Willamette, que es el sexto meteorito más grande encontrado en la tierra y contiene una concentración de iridio del 4.7 ppm (partes por millón).

Aparte de todo, en la corteza terrestre se concentra en cráteres, depósitos ígneos y depósitos elaborados de los elementos mencionados.

También puede hallarse en el ambiente como un elemento sin combinar o en aleaciones naturales, especialmente en aleaciones de osmio-iridio

Sin embargo, se sabe que puede ser encontrado en el núcleo de la tierra que acompaña al níquel y al hierro en sus componentes más importantes.

Obtención

Es normalmente obtenido como subproducto de la minería de níquel, sin embargo, exploraciones mineras son destinada a explorar sitios de impacto conocidos en busca del raro metal.

Se sabe que se ha extraído y puede extraerse de las minas de níquel de Sudbury, ubicadas en Ontario, Canadá.

Incluso, puede ser conseguido en depósitos aluviales junto al platino en forma de platiniridio y de los otros metales del subgrupo en estos mismos lugares.

Sin embargo, se han registrado aleaciones naturales con una presencia de iridio mayor al 50%.

Quién lo descubrió

El descubrimiento del iridio coincide con el descubrimiento del platino y todos los metales de su grupo. Esto se debe a su abundante aleación con el platino; el iridio siempre tuvo relación con el uso de este metal a lo largo de la historia

Smithson Tennant

Se sabe que las culturas sudamericanas tenían acceso a una gran variedad de metales del grupo del platino, por lo que también llegaban al Iridio.

Además, gracias a los españoles, el platino llega a Europa con el nombre de “platina” (pequeña plata).

Pero no fue sino hasta 1748 que se descubrió que el iridio no era únicamente una aleación platino, sino que se trataba de un nuevo elemento.

Los químicos de antaño, eran quienes estudiaban el platino, por ello descubrieron que se disolvía en agua regia y creaba sales realmente solubles. Ellos notaron que se generaba un pequeño residuo de color oscuro

En un principio, Joseph Louis Proust pensó que se trataba de grafito. Otros científicos franceses también lograron observar el residuo, sin poder llegar a alguna conclusión.

Tiempo después, Smithson Tennant, realizó pruebas a algunos residuos insolubles y llegó a la conclusión de que existía un nuevo metal.

Asimismo, Tennant continuó con su investigación quien luego identifico la presencia de dos nuevos elementos, el iridio y el osmio.

Específicamente en 1813, John George Children fundió, por primera vez, el iridio. Esto lo logró con una batería galvánica que era casi increíble para el momento.

Y en 1842, Robert Hare se convierte en la primera persona en obtener iridio puro, quien descubre además que no era un metal maleable, pero si extremadamente duro.

Finalmente, en 1860 los científicos Henri Deville y Jules Debray consiguen fundir la cantidad más significativa del metal. Descubriendo así, que las condiciones para derretirlo eran extremas, por lo que el manejo del Iridio resulta muy difícil,